Balenciaga FW’13

La definición de Alexander Wang en su debut con Balenciaga fue “es un prólogo” y con ello quiso devolver a la casa los códigos y fórmulas que eran fieles a Cristobal Balenciaga pero con nuevos materiales. Quizás como un sutil juego se presentaba la pasarela como si un terremoto hubiese removido los cimientos y pilares del mismo sobre los que pisaban diseños super estructurados y de materiales que mentenian perfectamente su forma casi como flotando en el aire.

Formas orgánicas, que parecen imitar las lineas de la naturaleza, en prendas cruzadas y muy estructuradas, que bien parecen caparazones de insectos o pétalos, y en materiales rígidos, llegando a lo eversize elevado a la enésima potencia dejando la cintura bien definida con pantalones de cintura alta y de corte estrecho. Las faldas se presentan asimétricas en cuanto que la zona delantera es más corta que la trasera, al igual que las chaquetas y abrigos.

La combinación de materiales y el tratamiento de los tejidos para proporcionar relieves son también bastante característicos de esta temporada para la firma francesa.

Looks laborales y nocturnos en su gran mayoría, sofisticadas y cargadas de personalidad llegando casi a lo andrógino y solemne por su seriedad ligada a la elegancia que define a esta colección.

 

B1 B2 B3 B4 B5 B6 B7 B8 B9 B10 B11 B12 B13 B14 B15 B16 B17 B18 B19 B20 B21 B22 B23 B24 B25 B26 B27 B28 B29 B30 B31 B32 B33 B34